martes, 7 de marzo de 2017

Reseña: El marciano - Andy Weir


Título: El marciano
Título original: The martian
Autor: Andy Weir
Editorial: Nova
Formato: Tapa blanda
Páginas:406
ISBN:9788466655057
Precio:21€
Seis días atrás el astronauta Mark Watney se convirtió en uno de los primeros hombres en caminar por la superficie de Marte. Ahora está seguro de que será el primer hombre en morir allí. La tripulación de la nave en que viajaba se ve obligada a evacuar el planeta a causa de una tormenta de polvo, dejando atrás a Mark tras darlo por muerto. Pero él está vivo,y atrapado a millones de kilómetros de cualquier ser humano, sin posibilidad de enviar señales a la Tierra. De todos modos, si lograra establecer conexión, moriría mucho antes de que el rescate llegara.
Sin embargo, Mark no se da por vencido; armado con su ingenio, sus habilidades y sus conocimientos sobre botánica, se enfrentará a obstáculos aparentemente insuperables. Por suerte, el sentido del humor resultará ser su mayor fuente de fuerza. Obstinado en seguir con vida, incubará un plan absolutamente demencial para ponerse en contacto con la NASA.

Hace tiempo ya de la publicación de El marciano aquí en España y hace ya también del estreno del film protagonizado por Matt Damon. Cabe decir que este segundo si lo había catado, pero no así la novela en la que se basaba y a pesar de conocer prácticamente todo en su totalidad, pues son bastante similares la una de la otra, me ha sorprendido (y me refuerza más la idea de que Matt Damon encarnó perfectamente al personaje principal).
Mark Waatney es el botánico de la expedición Ares 3 y queda absolutamente solo en Marte tras una tormenta de arena que obliga a sus compañeros a huir tras darle por muerto. Sin embargo Watney sigue vivo y con fuerzas para continuar adelante e ingeniárselas, sin poder comunicarse con la Tierra, para sobrevivir. Un MacGyver del siglo XXI en un planeta que no es el nuestro y en el que nadie ha vivido.
La novela nos narra las peripecias de Mark por sobrevivir. Nos cuenta cómo su trabajo como botánico le ayuda en este aspecto (no voy a volver a mirar a las patatas de la misma manera después de ésto). Andy Weir nos relata a la perfección todo por lo que Mark pasa en todo momento solo en Marte, pues se nos narra la historia en todo momento desde su punto de vista a través de un diario sumamente detallado. Me ha sorprendido gratamente el trabajo que ha tenido que llevar detrás la escritura de El marciano, o eso supongo pues carezco de ciertos conocimientos y no sé si todo lo que Weir cuenta de forma técnica es verdad o no.
Si algo quiero destacar sin duda es la esperanza que desbordan las páginas a medida que lees, esperanza rodeada de sarcasmo e ironía, pero esperanza al fin y al cabo. En esa misma situación muchos nos habríamos quedado bloqueados, nos habríamos dado a nosotros mismos por muertos y hubiéramos esperado a la muerte con los brazos prácticamente abiertos. No Watney. Es un personaje único donde los haya. Se ríe de su propia situación, mira a la muerte a la cara en más de una ocasión y le dice "Hoy no". Las continuas referencias a grupos de música disco, series de televisión antiguas e incluso a cómics (me hago la misma pregunta que Mark con respecto a las ballenas y Aquaman) son una delicia para los que estamos detrás de las páginas sufriendo con él.
Como muchas de las lecturas que hago, a El marciano también le pongo un pero, pero no uno muy grande y es algo que ya de pasada he mencionado. En esta novela hay muchos aspectos técnicos y científicos. Pasamos por la mecánica, la física, química... aspectos que a mí casi no me interesan (soy de letras que le hago *guiño, guiño, codazo codazo*) y esto puede dificultar la lectura en ciertos momentos o incluso hacerla cuesta arriba. Pero es las menos. Prima más seguir leyendo y deleitarse con el personaje que quejarse de tanto tecnicismo soltado por Watney.
Por último, solo puedo pediros leer El marciano y enfrascaros en esta lucha por la supervivencia de este personaje único donde los haya. No suelo leer ciencia ficción, no es mi género fetiche, pero desde luego, éste me ha dejado con ganas de más (y de rever Star Wars, todo hay que decirlo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario